domingo, 13 de noviembre de 2016

Vacuna contra el Virus del Papiloma Humano






Artículo parcial publicado por la revista DSalud en Noviembre 2016


MUEREN 352 ADOLESCENTES EUROPEAS TRAS VACUNARSE CON “GARDASIL” Y “CERVARIX”.

Nuestra revista lleva nueve años –desde 2007- alertando de los peligros e ineficacia de las vacunas que se supone protegen del virus del papiloma humano –Gardasil y Cervarix- denunciando además la agresiva campaña de marketing que se montó para hacer con ellas masivas campañas de vacunación, cómo se habían ocultado datos sobre sus graves efectos secundarios e, incluso, cómo se utilizó a adolescentes como cobayas humanas sin que lo supieran. 

Pues bien, en 2015 se habían reportado ya solo en la Unión Europea más de 45.000 casos de reacciones adversas –y más de 40.000 en Estados Unidos- habiendo fallecido solo en el viejo continente 352 jóvenes. 

Un auténtico escándalo que no merece ni una sola línea en los grandes medios de comunicación. Hemos hablado de ello con Alicia Capilla Lanagrán, presidenta de la Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papilona, entidad que sigue siendo ninguneada por nuestras administraciones sanitarias.

SUMARIOS:

A día de hoy se han reportado ya más de 85.000 casos de reacciones adversas –más de diez mil de carácter neurológico- a Gardasil y Cervarix habiendo muerto solo en la Unión Europea 352 jóvenes
Un auténtico escándalo que no merece ni una sola línea en los grandes medios de comunicación.

A Alicia Capilla le reconocieron cuando su hija ingresó en el hospital tras ser vacunada con Gardasil que el problema podía haberlo causado ella pero a los pocos días se empezó a alegar que los casos detectados se debían a que las niñas afectadas estaban ¡somatizando problemas psicoemocionales!.

Cuando se detectaron en Valencia las primeras afectadas por la vacuna del papiloma humano, las autoridades sanitarias aseguraron hipócritamente que se trataba de casos excepcionales y únicos, ya que sabían que en otros países se habían notificado muchos casos.

“Es indignante que haya aún médicos, enfermeras y autoridades que sigan diciendo que los graves problemas que sufren miles de niñas sanas tras ser vacunadas son simples “casualidades”, que la vacuna no tiene nada que ver y que se deben a problemas psicológicos que las niñas somatizan”, manifiesta Alicia Capilla.

“La mayoría de los médicos –afirma Alicia Capilla- no aceptan relacionar las reacciones adversas que ven en muchas niñas tras ponerles la vacuna porque les han convencido de que es prácticamente inocua. Y me parece intolerable que se ignore lo que está pasando cuando el 43% de las notificaciones de sospechas de reacciones adversas por la vacuna son de carácter grave”.

La Agencia Europea del Medicamento tenía registradas en julio de 2015 nada menos que 45.222 notificaciones de sospechas de reacciones adversas; especialmente patologías del sistema nervioso, enfermedades músculo-esqueléticas y trastornos del tejido conectivo, patologías gastrointestinales y lesiones traumáticas e intoxicaciones.

Según Alicia Capillas la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha recibido ya 3.266 notificaciones, el 43% de carácter grave. Lo que incluye toda situación que exige la hospitalización o su prolongación, provoca una discapacidad o invalidez significativa y/o persistente, pone en peligro la vida o lleva a la muerte. Y ha admitido ya 5 fallecimientos.

En Francia 1.200 profesionales de la salud han firmado un documento negándose a vacunar a más niñas con las vacunas del papiloma humano.

EL DR. CARLOS ÁVAREZ-DARDET, Catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, dice:

¡¡ NO a la vacunación masiva de niñas contra el virus del papiloma humano !!


El fraude de la vacuna del Papiloma

El catedrático Álvarez-Dardet hace un llamamiento urgente a los padres para que no vacunen a sus hijas contra el virus del papiloma: “La vacuna no es necesaria ni efectiva; y ni siquiera es segura. Es inútil y peligrosa”. El último adjetivo no es baladí: en enero de 2015, el gobierno de Estados Unidos tenía constancia de 38.217 reacciones adversas, incluyendo 220 muertes, 1.284 discapacidades, 3.945 hospitalizaciones e incluso 100 casos de cáncer cervical.

El doctor Carlos Álvarez-Dardet, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, ex presidente de la Asociación Europea de Salud Pública (EUPHA) y de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), y ex asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha realizado un llamamiento urgente a los padres para que no vacunen a sus hijas contra el virus del papiloma humano después de tener conocimiento de que, una vez más, una niña, Érika, ha sufrido reacciones adversas y se encuentra incapacitada, en silla de ruedas, tras serle administrada una dosis. 

Antes sufrieron los efectos de la vacuna Celia y Henar, de Madrid; Raquel, de Valencia; Aurora, de Jávea; Marina, de Murcia; Carolina, de Sevilla… y tantas otras niñas, algunas de las cuales han fallecido.

Álvarez-Dardet pide además a los padres que firmen una petición al gobierno de la nación y de las comunidades autónomas para que frene las campañas masivas de vacunación que se vienen realizando desde 2007 y que “se deben únicamente a la presión ejercida por los laboratorios farmacéuticos y la dejación de responsabilidades por parte de las autoridades sanitarias y las sociedades científicas”.

“Se trata de un nuevo caso de una niña perfectamente sana que enferma tras ser vacunada. Un nuevo caso que me obliga a alzar la voz contra este atropello a la salud pública que se está cometiendo impunemente y a rogarle que me ayude con su firma a frenar este sinsentido”, escribe el doctor Álvarez-Dardet en su llamamiento.


“Cervarix y Gardasil son los nombres de las vacunas que se están poniendo masivamente a las niñas y cuyos fabricantes (los laboratorios farmacéuticos GlaxoSmithKline y Sanofi Pasteur Merck Sharp & Dohme) se están lucrando tras haber logrado introducirlas en nuestro país”, explica, y continúa:

 “Pero debe saber que esta vacuna no es necesaria, ni efectiva; y ni siquiera es segura. Es inútil y peligrosa”. Álvarez-Dardet expone por que:

• Sólo ofrece protección frente a dos (o cuatro, según la marca) de las 100 cepas del virus del papiloma humano.

• Los efectos duran pocos años.

• El virus del papiloma humano se transmite básicamente por vía sexual, por lo que no tiene ningún sentido poner la vacuna a niñas de 12, 13 ó 14 años.

• Se introdujo en España cuando en otros países ya se estaban produciendo alertas por sus efectos adversos, incluyendo la muerte, invalidez permanente por enfermedad del sistema nervioso, desórdenes autoinmunes, embolismos pulmonares, síndrome de Guillain-Barré, convulsiones, desmayos, temblores, síncopes, vértigos, pancreatitis, lupus y un largo etcétera de daños, sobre los que las campañas de vacunación no dicen absolutamente nada.

• Algunos países incluso han dejado de recomendar esta vacuna y la han retirado de sus calendarios de vacunación. Mientras tanto, en nuestro país se está poniendo alegremente a niñas de 14 años (y menos en algunas comunidades autónomas) que no la necesitan, y centenares de ellas lo están pagando con su salud, algunas con su vida.

• En España la incidencia del cáncer de útero es bajísima, de las más pequeñas de Europa, donde ya de por sí es baja (el 90% de las muertes se producen en países subdesarrollados, donde las mujeres no se someten a controles ginecológicos).

“Los laboratorios fabricantes y el Comité Asesor de Vacunas (que aunque es un organismo teóricamente independiente, está integrado por colaboradores de los laboratorios farmacéuticos, que financian sus actividades) se han planteado entre sus retos rebajar la edad de vacunación a niñas preadolescentes de 11 años, extenderla también a los varones y, además, administrar las vacunas en los colegios (en algunas comunidades ya se está haciendo), para que no haya ‘escapatoria’ “, acusa.

“Los padres están vacunando a sus hijas frente al VPH porque creen actuar de forma responsable, confiando en que los especialistas saben lo que les conviene. Pero esta vacuna es un auténtico fraude.

¡Están experimentando con nuestros hijos y enriqueciéndose a su costa! Urge detener las vacunaciones”, afirma en su escrito.

------------------------------

Así que nadie sabe que va a pasar con esa generación de niñas vacunadas cuando sean adultas o incluso en sus hijas.
¿Exageraciones?
No.
Recordemos el caso del DES (la primera hormona cuyos efectos cancerígenos tardaron una generación en aparecer produciendo cáncer de vagina a las hijas cuyas madres lo habían tomado.13

“ La Dra. Diane M. Harper, que trabajó 20 años en la vacuna contra el VPH afirma que . “Vacunar a una niña de once años es como permitir efectuar un gran experimento público de salud”


La generalización de la vacuna para beneficio de la industria médica que la promociona como una vacuna contra el cáncer, es como mínimo inmoral.

El que las niñas de toda una generación estén siendo utilizadas como conejillos de indias de una nueva tecnología,  cuyos efectos nocivos y mortales a corto plazo ya podemos comprobar y cuyos efectos a largo plazo incluyen la posibilidad de que aumenten los mismos cánceres que se supone pretende prevenir, es claramente criminal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario